La pantalla le juega una mala pasada a Toñi Moreno: "¡Qué calambre!"