La carta más dolorosa para los bebés robados: "Hijo mío, yo no te quiero"