La llegada de Fabio pone más nervioso a Nemo Bandeira