Esther y Ángela se derriten oliendo, tocando y susurrando a Manu