¿Somos capaces de ver la línea que separa el mundo tecnológico del humano?