El ahogamiento se convierte en la principal causa de muerte accidental en niños