Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Claire y su hija Emily, de 534 gramos, protagonizan el milagro de la vida

Claire Cressey acaricia a Emiliy su bebé prematuraMirror News

Claire Cressey acaba de vivir su mejor Día de la Madre, que en el Reino Unido se celebró el pasado 30 de marzo. Un mes más tarde de dar a luz a su hija Emily con tan solo 534 gramos de peso en la semana 24 de gestación esta mujer de 36 años de edad ha podido por fin abrazarla.

Según cuenta Mirror News, el pasado 27 de febrero, Claire dio a luz en el Real Sanatorio de Edimburgo a Emily, un bebé prematuro que solo pesó 534 gramos en el momento del parto. Su nacimiento ocurrió en la semana 24 de gestación, un plazo en el que la interrupción del embarazó aún es legal en el país.

Durante este mes largo. Claire solo ha podido ver a su hija Emily en el interior de la incubadora. Los pedriatras que la atienden no le han dejado acercarse dado su delicado estado de salud. Solo ahora que ha ganado unos 200 gramos han considerado posible hacerlo.
Y no han podido escoger mejor momento. Este domingo se celebraba en el Reino Unido el Día de la Madre y Claire ha vivido el milagro de poder sostener entre sus manos el diminuto cuerpo de Emily.
Para esta madre orgullosa y emocionada la espera ha merecido la pena: "He esperado durante más de un mes para poder abrazarla y es algo que recordaré toda mi vida".
La pareja de Claire y padre de Emily no ha podido vivir este emocionante momento. Alan Coultas, tuvo que quedarse cuidando a sus otras tres hijas porque la economía familiar no les permite costearse un canguro que se ocupe de los pequeños.
La familia reside a más de 150 kilometros de donde está ingresada Emily y el gasto de los desplazamientos de la madre está mermando rápidamente los escasos ahorros acumulados para en nacimiento. Ahora el dilema se centra en escoger entre alimentos o gasolina para el transporte.