Ángela Molina, la calma y madurez de una estrella del cine