Las chicas, ¿obsesionadas con el sexo?