Raquel y Jorge, un juego de dos