La resaca de los 'acorraldos'