La granja, ciudad sin ley