Ni petróleo, ni palacios, ni esclavos