El Luisma no es tonto... pero también se equivoca