¡Dios se aparece ante Luisma!