Luisma y Barajas, ¿solos en el mundo?