Paz queda con Higinio, su ligue de Internet