Diego, a María: “Me da igual quién caliente tu cama porque tú eres mía”