Silvia se quedó sin la custodia de sus hijos durante cinco años