Juan y Mario, víctimas de una brutal paliza a manos de una peligrosa banda