Cristina, a Beatriz: “Te he puesto un pájaro en la cabeza para que vueles y cumplas tus sueños”