Nuria al ver su gran cambio: “¡Qué milagro!”