Marta recupera la ilusión... ¡gracias a sus uñas de terciopelo!