El estilismo de Paloma González, a juicio