Natalia se convierte en Mario Bros y transforma el plató en un videojuego