Anna deja las zapatillas de deporte para subirse a unos tacones