Los estilistas se vienen arriba con el cubano al que le encanta perder la camiseta