Jeyko, el más expresivo