El primer susto del Mundial: Amrabat no puede mantenerse de pie tras golpearse la cabeza contra el suelo