La música, fuente de inspiración de la Brasil campeona en el Mundial de 2002