Luis Suárez, el peligro de Uruguay