El sueño de 'Maracanazo' fue pesadilla