¿Podrías vivir sabiendo que es posible que tu hijo, al que creías muerto, está vivo?