Elisa Beni y Ricardo Sanz, los defensores de Álvaro y su exsuegra