Gabriel no quiere obedecer al hombre sin rostro