Trabajo sí, pero ¿a qué precio?