Pablo ha encontrado la felicidad tras perder 150 kilos