C. Ordóñez: "La prueba del arrepentimiento de un etarra es la colaboración"