Los pensionistas tienen que vivir con 436 euros menos al año