Cataluña siente que el borrador de Wert es el mayor ataque a su educación