Varias mujeres han asegurado que desde hace dos o tres años no se quiere a españoles en la recogida de fruta