Plaza de España se ha convertido en un 'botellódromo'