Miriam y Ángela, vecinas acosadas