Los niños que se salvaron están traumatizados