Descubren la partícula de Dios