"Según la cónsul, la niña no podía ser española porque el certificado decía que era hija de Elsa y en España tenía que aparecer subrogada"