Los bomberos se enfrentaron ayer al incendio más grave del año en Madrid