Rajoy y Monti echan un pulso a Merkel y consiguen sus objetivos