Tres inquilinos, armados con rifles y catanas, atemorizan al vecindario