Un año después, muchos habitantes de Lorca siguen sin recuperar su vida